La Minuta

El tamal, Mesoamérica envuelta en una hoja de maíz

En México y Mesoamérica los tamales se convirtieron en la comida para llevar por excelencia, y fue gracias a la domesticación del maíz hace 10 mil años que contamos con la exquisita masa indispensable para su elaboración y la envoltura para cocerlo, llevarlo y comerlo, recuerda Iván Uranga.

Gracias al maíz, también contamos con el totomoxtle (su hoja): flexible, fuerte, higiénico, térmico, hermoso e ideal para hacer la envoltura de nuestro tamal, que nos permite llevarlo a buen destino y convertir esa práctica hoja de maíz en nuestro plato para consumir un alimento digno de dioses.

La palabra “tamal” viene del náhuatl “tamalli” que significa envuelto, y aunque se consumen durante todo el año, hay tamales que aparecen en días o temporadas especiales, y la fecha que se ha convertido por derecho en “El Día del Tamal” es el 2 de febrero, Día de la Candelaria, cuando en todo el México se comen centenares de diversos tamales.

Los mexicas celebraban una gran fiesta a principios de febrero, en lo que era el primer día de su calendario, era en honor a Tláloc, Quetzalcóatl y Chalchiuhtlicue. Ahí nuestros antepasados ofrecían un festín, en el que preparaban, ofrendaban y comían sólo tamales.

Leer toda la nota de Iván Uranga: El tamal. Mesoamérica en una hoja. Contexto: Agenda 2022. Las fiestas comunitarias en Oaxaca y ¿Maíz y huitlacoche o veneno dulce?