La Minuta

Campesinas zapotecas y el maíz Vs la discriminación y desigualdad

“Qué vas a saber del campo, si eres mujer”, es una de las frases que reiteradamente le dicen a Clara, quien, a sus 73 años no deja de cultivar, porque para ella es su todo. Una maestra campesina que sabe del arrimado de tierras, del tiempo y de la humedad y que ha heredado los saberes a su hijo y también desea que sus nietos aprendan.

El maíz es vida: Así recalcan las Campesinas zapotecas en el gran reportaje de Diana Manzo, hablan del amor por el campo y la desigualdad por ser mujeres. La cocina, los totopos, los tamales, el atole,  la tortilla, el maíz como fuente  fundamental de la dieta en México pero sobre todo de las mujeres istmeñas, las totoperas, las mujeres que echan tortillas para venderlas  y tener una fuente de ingresos.

“Su sonrisa lo dice todo, Angela Magariño López, campesina zapoteca de 63 años, está contenta de ver los frutos de su cosecha, el maíz zapalote chico que es endémico del Istmo de Tehuantepec y que cultiva desde hace 22 años, por herencia familiar”.

Mientras recorre los surcos y toca la milpa que viene creciendo, Ángela comenta que trabaja a lado de Martín, quien presta las yuntas de bueyes y da la mano de obra, ella las semillas y el terreno, así lo han hecho desde hace diez años. “El terreno es de temporal, a veces nos va bien y otras no hay cosechas, pero lo hacemos para preservar una tradición que mi padre nos inculcó, esto es vida y estoy orgullosa de cultivar en mi tierra mi propio alimento”, expresó.

También recalca que el trabajo del campo en las comunidades y específicamente en le istmo de Tehuantepec ha sido una actividad  hecha sistémicamente por hombres, sin embargo hay muchas mujeres que desde hace años trabajan en el campo, pues no solo se encargan de la transformación y comercialización del maíz, ahora también la siembran. Pero esta situación hace que las campesinas zapotecas enfrenten discriminación y desigualdad.

El Registro Agrario Nacional (RAN) señala que Oaxaca, el 28 por ciento de las mujeres poseen la tierra y la mayoría se ubica en la zona de los Valles Centrales y la zona de la Cuenca. Tomás Chiñas Santiago, gestor social y fundador de la organización Tona Taati, explica que el 25% del padrón se constituye de mujeres campesinas y que es fundamental impulsar proyectos estratégicos para mejorar y fortalecer el trabajo de las campesinas zapotecas que además resguardan el maíz nativo “el zapalote chico”.

Nota de Diana Manzo: El maíz es vida: Campesinas zapotecas hablan del amor por el campo y la desigualdad por ser mujeres. Contexto: En el Día Nacional del Maíz sostenemos que el maíz es nuestra vida, es quien cuida a la comunidad Foto: IstmoPress