La Minuta

Transgénicos no generan beneficios al campo: Sin Maíz no hay País

La trasnacional Bayer-Monsanto, que controla una tercera parte del mercado mundial de semillas, promociona el uso de transgénicos –diseñados para consumo animal no humano– para lograr el abasto de productos básicos como el maíz, pero “lo que hay detrás de esto no es una preocupación genuina por el bienestar del campo mexicano, sino sobre sus intereses económicos”, advirtió la Campaña Nacional Sin Maíz No Hay País.

Las organizaciones de esta red señalan que es falso que esta tecnología eleve la productividad, ya que estudios científicos publicados en Estados Unidos “demuestran que los maíces trans-génicos no tienen mayores rendimientos, que no se utiliza menos agua para su cultivo y, en cambio, sí ocupan mayor cantidad de fertilizantes y, lo grave, de agrotóxicos como el glifosato, a los que están asociados”.

En un comunicado, Sin Maíz No Hay País indicó que el “modelo agroindustrial abusa de los agroquímicos y pone en peligro la biodiversidad; no es sustentable para la naturaleza ni para la salud animal y humana”.

Sostuvo que las cifras demuestran que la mitad del maíz que produce México se cultiva en condiciones de temporal con semillas nativas, por eso se ha mantenido la amplia cultura alimentaria y diversidad biocultural. “Este es el reservorio genético para la producción de todo el maíz en el mundo y no podemos permitir que se la apropie una empresa”.

Comunicado: Un rotundo NO a la apropiación de nuestros recursos genéticos, a la continuación de la destrucción de la naturaleza y la salud de la población mexicana. Leer también este artículo de opinión: ¿Pan transgénico? No, gracias, por Silvia Ribeiro. Contexto: Denuncia campaña “Sin Maíz No Hay País” especulación financiera