La Minuta

Familiares de desaparecidos exigen al Estado mexicano cumplir con recomendaciones de la ONU

El Comité contra las Desapariciones Forzadas de la ONU denunció el martes pasado que los responsables del crecimiento de las desapariciones en México son los servidores públicos, tanto del ámbito federal, estatal y municipal, como el crimen organizado, al que considera perpetrador central de las desapariciones.

Durante la presentación de su informe sobre la visita que realizaron en noviembre de 2021, el órgano de expertos independientes instó a tomar acciones inmediatas para acabar con la impunidad absoluta y a instaurar una política nacional que sirva para prevenir esta tragedia humana. El Comité CED hizo 85 recomendaciones basadas en una política pública de prevención y erradicación de estos crímenes.

Por su parte, las familias y colectivos que integran el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México saludaron el informe y exigieron al Estado mexicano “adoptar cada una de las recomendaciones” del organismo internacional y “entablar un trabajo conjunto que desemboque en la creación e implementación de la misma de forma URGENTE y que tenga como principales objetivos la búsqueda inmediata, verdad, justicia y medidas de reparación a las víctimas y sus familias”.

Sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador argumentó que “ya no es el tiempo de antes” tras la recomendación de los expertos independientes de abandonar la estrategia de militarización de la seguridad pública, por lo que descalificó la ONU: “No están actuando con apego a la verdad”.

Descargar informe aquí. Boletín de prensa: México: funcionarios públicos y crimen organizado son los responsables de las desapariciones, Familias de personas desaparecidas exigimos al Estado cumplir con recomendaciones del Comité CED y López Obrador responde al comité de la ONU sobre desapariciones forzadas: “No están actuando con apego a la verdad”. Infografía: Centro ProDH. Contexto: Colectivas visibilizan las desapariciones en Oaxaca; reaprehenden a dos hombres en caso de Zayra