La Minuta

El mal ejemplo italiano: Bérgamo, la masacre que la patronal no quiso evitar

La imagen de los camiones del ejército transportando féretros en Bérgamo situó en el mapa de esta crisis global a una de las provincias más dinámicas de Italia. La mortalidad en Bérgamo (1.2 millones de habitantes) aumentó durante el mes de marzo de 2020 un 500% respecto al año anterior y convirtió la provincia en la zona más golpeada de Europa. El área de Italia más devastada por la Covid-19 es un gran polo industrial, gobernado por el partido de extrema derecha Liga Norte. Bérgamo no se declaró nunca zona roja debido a las presiones de los empresarios. Los obreros fueron expuestos al virus, obligados a ir a trabajar. Entre las 1200 empresas destacan ABB, empresa suiza-sueca con fuertes inversiones en el sectór energético de México, y Persico Group, empresa italiana que produce componentes de automoción en Bérgamo y en Cuautlancingo, Puebla. Persico tiene su sede en Nembro, el municipio con más muertes por Covid-19 por habitante de Italia. Pierino Persico, el propietario, fue uno de los que más se opuso a que se declarase la zona roja. En Nembro, en marzo de 2019 murieron 14 personas. El mismo mes de este año han sido 123 (un aumento del 750%). Ahora, frente a los miles de cadáveres y a una población que empieza a convertir su dolor en rabia, todos se sacuden las culpas. Desde una Bérgamo herida y aún en shock, los ciudadanos empiezan a organizarse para pedir que se esclarezcan los hechos y que alguien asuma, al menos, la responsabilidad de haber permitido que los intereses económicos primasen sobre la salud –es decir, la vida– de los trabajadores de la Bergamasca.

Leer el reportaje de Alba Sidera: Bérgamo, la masacre que la patronal no quiso evitar. Contexto: “Dejemos de decir que es una gripa grave”: Un médico relata la situación dramática en Italia, país aislado por coronavirus y Sistemas de salud, devastadas por el neoliberalismo