La Minuta

Cultivar Flor de Muerto, cada vez más difícil por la crisis climática: floricultores

De amarillo y guinda se han pintado algunos campos del Istmo oaxaqueño en estos últimos días de Octubre, ya no están invadidos de flores de cempasúchil y cresta de gallo como le llaman al terciopelo, ya no es negocio aseguran los campesinos porque la venta de flor de muerto ha caído en los últimos años, ahora lo cultivan por mera tradición. Blanca y Oscar son un joven matrimonio que cultivan la flor de muerto en una parcela localizada en tierras de Tehuantepec: “Ahora tenemos la flor cara, o al menos eso pienso, cada ramo lo vendemos en 20 o 25 pesos, y ellas, las floristas locales lo revenden hasta 35 o 40 pesos, el año pasado estuvo más económico, pero ahora la lluvia también nos afectó, primero llovió poco y al final de la cosecha nos dañó gran parte del cultivo”. El cambio climático les ha afectado, ellos ya no saben en qué fechas lloverá, por que las estaciones del año ya no coinciden, por ejemplo la semana pasada llovió intensamente y en estos días cortan flores con una temperatura que supera los 30 grados centígrados. En otros lugares de siembra, como en Tixtla, los floricultores batallan con la contaminación, plagas y el precio del fertilizante. Mientras, nuevas variedades que nacen de semillas importadas propiedad de empresas multinacionales le ganan mercado. En otro orden de ideas, los padres y madres de Ayotzinapa invitan a la presentación del libro “El maestro no ha venido” el juéves 31 de octubre en el Pedregal de Santo Domingo, CdMX, donde también venderán flor de terciopelo sembrada por familiares de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa.

Leer el artículo de Diana Manzo : Cultivo de Flor de Muerto es más tradición que negocio en el Istmo de Tehuantepec y los reportajes de Amapola Periodismo: Siembra de flores de muertos en Tixtla, una práctica que decae y De cuando el cempasúchil dejó de ser mexicano