La Minuta

Corredor Interoceánico, extractivismo y geopolítica a costa de los pueblos indígenas

«Todos vienen por un trozo de Layú Nabe», mejor conocido como el Istmo de Tehuantepec, aseguró la Asamblea de Pueblos Indígenas del Istmo en Defensa de la Tierra y el Territorio (APIIDTT) al denunciar los intereses geopolíticos que amenazan la región con la militarización, el despojo territorial y la violencia.

Los pueblos de la Asamblea aseguraron que los intereses de países como Estados Unidos para el control económico, político, migratorio y geográfico del Istmo es un «monstruo» que va «más allá de las promesas de desarrollo y progreso, emprendimiento, sociedades cooperativas con los hombres blancos poderosos como Larrea y Hank, el extractivismo sustentable y el despojo amigable que el capataz balbucea todas las mañanas en televisión a nivel nacional».

Destacaron que como evidencia del reacomodo político que se pretende en el Istmo se encuentran los anuncios recientes del empajador estadunidense Ken Salazar, «el enviado especial de los finqueros del país del norte», sobre la inversión de 250 millones de dólares que Estados Unidos hará en los estados estratégicos que abarcan el Corredor Interoceánico y el Tren Maya.

Además, la Asamblea resaltó que en los últimos meses se han enviado y movilizado 4 mil 362 militares para brindar seguridad al Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, pues la inseguridad y violencia alrededor del megaproyecto «es consecuencia de la presencia de grupos del crimen organizado y grupos antagónicos -comunidades indígenas organizadas- porque claro, para la “seguridad nacional”, pueblos indígenas y grupos del narco son equiparables».

Leer la segunda parte del análisis: Istmo de Tehuantepec, blanco de intereses geopolíticos a costa de los pueblos. Contexto: Corredor Interoceánico: acaparamiento de tierra, agua y energía