La Minuta

Biopiratería de maíz mixe amenaza derechos indígenas

En agosto pasado, investigadores de la Universidad de California, Davis, la Universidad de Wisconsin y Mars Inc.—el conglomerado global de alimentos y golosinas—publicaron un estudio demostrando que el maíz Olotón que se cultiva en la región mixe de Oaxaca tiene la capacidad de fijar su propio nitrógeno, así fertilizándose a sí misma. Ahora, la empresa y los científicos estadounidenses están trabajando para replicar esta calidad en variedades comerciales de maíz, lo que según ellos permitiría una reducción sustancial en el uso de fertilizantes que son caros, contaminan el agua y generan gases de efecto invernadero. Pero entonces, ¿las poblaciones de donde provino el maíz tendrán alguna participación en las ganancias? ¿es justo que una sola población, tal como Totontepec obtenga beneficios económicos de su maíz, mientras las comunidades vecinas con maíz idéntico o similar no reciben nada? Estas son algunas de las preguntas planteadas por la periodista Martha Pskowski en su artículo, “El maíz indígena: ¿de quién son los derechos sobre la planta ‘milagrosa’ de México?” Pskowski documenta como una compañía subsidiaria de Mars llamada BioN2 que firmó un convenio con la comunidad de Totontepec para participar de las ganancias económicas de la comercialización del maíz, bajo un certificado de cumplimiento con el Protocolo de Nagoya. “Probablemente los científicos tardarían años determinando si es posible una aplicación comercial del maíz”, asegura. Sin embargo, el caso del maíz de Totontepec es un recordatorio de que las políticas que pretenden salvaguardar los recursos genéticos de las comunidades indígenas, en México y en todo el mundo, aún tienen un largo camino por recorrer.

Leer el artículo completo: El maíz indígena: ¿de quién son los derechos sobre la planta “milagrosa” de México?. Contexto: Universidades y corporaciones de Estados Unidos ‘piratean’ maíz creado por comunidades de Oaxaca y Protocolo de Nagoya, registro de diversidad biológica sin ley ni consentimiento