La Minuta

Únete a la colecta solidaria de la Comedora Comunitaria “mesa para todxs” en Oaxaca

Hace más de un año que nació la Comedora Comunitaria Nkä’äymyujkëmë (mesa para todxs) un espacio donde además de compartir la comida de manera gratuita se convirtió en un refugio que prioriza la atención a personas indígenas, Indígenas / migrantes que arriban a la ciudad, personas en situación de calle, personas en situación de orfandad, madres Autónomas (solteras), personas de la tercera edad, disidencias sexuales y mujeres en situación de violencia intrafamiliar y violencias de género. 

“Surge a partir de la primera necesidad de alimentarse, de alimentarnos entre la banda que somos sexodisidentes, indígenas y migrantes en este territorio oaxaqueño, para mí significa salvarse del hambre”, explica Fili.

Comentaron que buscan un espacio más amplio donde puedan llegar más personas, dicen donde quepa el fuego-el fogón. Un refugio necesario ante tantas violencias estructurales que atraviesan lxs cuerpxs disidentes. “Continuamos con el trabajo Comunitario que es primordial sobre todo en estos días de temporada muy fría: donde un plato de caldito de verduras nos trastoca el alma desde la ternura y también desde la resistencia colectiva. Un guiso de comida o una taza de café hacen la diferencia, cuando pareciera no haber salida entre tantos pasos andados sobre el cemento”. Se lee en su comunicado.

Esta vez hacen un llamado a la comunidad para unirse a la colecta solidaria, como apoyo mutuo para la mudanza y también para poder comprar los insumos y materiales que necesitan. Agradecen de todo corazón y con las manos puestas en el trabajo cotidiano y colectivo, por cada colaboración y por cada acción de apoyo mutuo y solidaridad. Si deseas colaborar, puedes escribir al siguiente numero donde podrán proporcionarte un numero de cuenta y así apoyar a este gran proyecto: 9511952262

Para mas información visita su página de Facebook: Comedora Comunitaria Nkä’äymyujkëmë – Comamos Todxs Nota de El Universal Oaxaca: ¡Mesa para todxs! La comedora de Oaxaca que da refugio a sexodisidentes, migrantes e indígenas