La Minuta

Tras la caída de Tenochtitlan, 500 años de batallas

En los primeros días de agosto de 1521, la guerra por México-Tenochtitlan y México-Tlatelolco había llegado a una situación de desesperante estancamiento. Cercada en unos cuantos barrios de Tlatelolco, la población mexica sufría los estragos de la batalla, el hambre, la sed y las enfermedades. Pero la voluntad de resistencia no parecía cejar. Por otro lado, los atacantes aliados, no tenían la fuerza para avasallar a sus enemigos, ni para forzarlos a rendirse. Sostener el asalto a México-Tlatelolco era crecientemente costoso, en términos de vidas y recursos. Finalmente, el 13 de agosto de 1521 cayó Tenochtitlán, “pero no es la conquista como nos dijeron, sino que es el inicio de un proceso de transformación histórica profunda”, afirma Francisco Bárcenas. En los siguientes siglos no solo sigue una conquista militar, sino también económica y cultural, dice Bárcenas en la charla titulada “Pueblos Indígenas: 500 años de batallas”. Por su parte, Irma Pineda recuerda que los pueblos europeos “estaban en búsqueda de territorios para el extractivismo”, y la división entre los diferentes pueblos originarios dio lugar a la caída de Tenochtitlán. Mañana, a 500 años de la caída del México-Tenochtitlan, los pueblos indígenas saldrán a las calles para repudiar el despojo de tierra, agua y vida: “No nos conquistaron, aquí seguimos. Resistimos”, es el lema de acciones dislocadas.

Ver Pueblos Indígenas: 500 años de batallas (57 min.), con Dr. Francisco Bárcenas y Dra. Irma Pineda. Leer los textos de Noticonquista, UNAM: Los últimos días del sitio, armas mágicas y desesperación. Agenda: EZLN en Madrid, a 500 años de la caída de México-Tenochtitlan