Archivo

Retos actuales en la Defensa de los Derechos Indígenas dentro del contexto social, nacional y local

By 18 enero, 2016 Sin Comentarios

Ponencia en el conversatorio “Pueblos indígenas en defensa del Territorio y la Vida”, por Ana María García Arreola, EDUCA

La Flor y el Canto

12541131 884546781666302 1252179220795418515 nEn la fría mañana del pasado miércoles reunidas y reunidos en Monte Albán para la celebración de los 20 años del Centro de Derechos Indígenas Flor y Canto A.C, escuchamos reflexiones, mensajes de felicitación y ánimo, en especial hubo una reflexión de una hermana misionera que dijo “para muchos pueblos y cosmovisiones el número 20 tiene mucho significado, para los mayas es la base de calendario y son las 20 energías, para otros más llegar a 20 significa el cierre de un ciclo donde se ha alcanzado madurez, crecimiento y experiencia”. Así es como llega entonces esta organización nacida de una decisión colectiva de luchar por los derechos de los pueblos indígenas de manera preferente.

La decisión promovida por Don Bartolomé Carrasco de que los pueblos tienen que ser sujetos de su propia liberación, hizo que en las distintas pastorales, los encuentros, foros, proyectos en ese entonces la Teología India jugó un papel importante en Oaxaca. Esta misión la retomó Flor y Canto, hasta donde fue posible en la estructura de la diócesis de Antequera, después ha recorrido el camino de las organizaciones, cuestión nada fácil para mantenerse 20 años.

Como toda organización ha tenido etapas, trabajos en distintas regiones con diferentes programas, proyectos, pero siempre hablando en favor de los derechos de las mujeres, de los pueblos, del derecho al territorio, del derecho humano al agua, entre otros. Hoy en muchos lugares como Ixtayutla, San Lucas Atoyaquillo, Itundujia, Maninaltepec, Amoltepec, Ocotlán y sus comunidades aglutinadas en la Coordinadora de Pueblos en Defensa del Agua, se tienen testimonios del trabajo de Defensa que Flor y Canto ha tenido.

Como organización hermana y amiga, el equipo de EDUCA se alegra con ustedes por sus logros y aprendizajes y desea que por muchos años más sigan siendo testimonio de su misión fundadora, entre ellas la Flor y el Canto. Felicidades¡¡¡

conversatoriofycEn el ciclo de 20 años que hoy nos congrega, hemos sido testigos de lo que para efectos de este análisis llamaremos 2 proyectos o visiones del mundo: el proyecto de las comunidades y pueblos y el proyecto del Estado y el capital. Visiones, como ha dicho Leonardo Boff en conflicto, una visión en búsqueda de la vida y la otra en búsqueda del capital y que ha generado un proyecto de muerte.

Plantear retos para la defensa de los derechos, en especial los indígenas es en sí mismo un reto dada la complejidad actual, intentaré al menos dibujar algunas reflexiones:

Como Pueblos Permanecer y trascender

El exterminio planificado por el sistema capitalista hacia los pueblos, hacia los diferentes, hacia las mujeres, es bestial, brutal, basta ver las cifras de pobreza, de violencia en todas sus dimensiones, las enfermedades, los conflictos. Las estrategias de dominación han sido perfeccionadas, diversificadas y presentadas sin que si quiera nos demos cuenta.

El mundo indígena ha estado siempre en las condiciones más desiguales, como puede seguir, como puede permanecer, pero también trascender. Siempre pedimos demasiado, pero como se genera una reflexión profunda, una revaloración del saber y del ser indígena. En medio de sociedades cambiantes y dinámicas, donde hoy los indígenas están no solo en un solo territorio físico, sino en muchos lugares, conviviendo con otras culturas, como se generan estos procesos culturales con las nuevas generaciones que tendrán que vivir en estos contextos.

Cada cultura posee su respectiva cosmología. Mediante ella se procura explicar el origen, la evolución y el propósito del universo, y definir el lugar del ser humano dentro de él. Como ese ataque al corazón de esta cosmovisión, en lugar de generar muerte, logra que trascienda y permanezca, teniendo la capacidad de aprovechar las crisis y fortalecerse.

Regenerar las relaciones, las ideas, las prácticas, los hábitos y los sueños del mundo indígena es un reto de largo aliento, en eso juegan un papel determinante los mayores, las mujeres, los jóvenes, las niñas y los niños. Hoy es tiempo de repensar quiénes somos y a donde vamos, en la medida de que construyamos pensamiento, ideas y sentimientos.

 

Como lograr la construcción de caminos comunes

En las dos décadas pasadas presenciamos la efervescencia del movimiento indígena y sus demandas, un hecho que nos marcó profundamente: el levantamiento zapatista, fue también un motor para promover diversas acciones de apoyo y organización. Sin embargo por diferentes razones ese gran momento se fue diluyendo y hoy en día se hace necesario la búsqueda y construcción de caminos comunes, no solamente entre los propios pueblos sino con los otros diferentes, que hoy somos cada vez más.

No se trata de que hoy todas y todos hagamos lo mismo, generemos las mismas propuestas, se trata del proceso mismo de construcción de alianzas y restablecimiento de confianza y respeto.

 

Como se reflexiona y fortalecen los espacios de autonomía

El Estado mexicano ha hecho todo lo posible y hasta lo imposible porque el reconocimiento en la constitución y en otras leyes los derechos indígenas no se reconozcan, de esta manera el diseño institucional de los gobiernos e instituciones pretende que los pueblos sean meros beneficiarios pasivos de cuanta acción, programa o proyecto se aplique bajo una visión paternalista y muchas veces racista.

La fuerza y profundidad de la práctica colectiva del autogobierno y participación ha demostrado ser el camino, es necesario que los pueblos fortalezcan esas instancias hoy deterioradas, que las adecuen a las nuevas realidades y necesidades para hacerlas vigentes. Es momento de arreglar la casa común, de repensar como queremos vivir, que queremos aceptar y que no. Es en ese espacio donde se aprende a ser en relación a otras y otros para poder enfrentar esta guerra que no parará sino se hará más profunda.

Autonomía de comer, autonomía de creer, autonomía de aprender, de sanar, autonomía de sentir, autonomía de sentir en todo y para todo.

 

Como defender derechos en sociedades excluyentes

Al vivir en un diseño creado por el Estado, los pueblos han aprendido a vivir y luchar en dos vías, esto es difícil, pero habrá que hacerlo, porque pedirle a quien tiene el poder que lo reparta es cosa que parece imposible, sin embargo a pesar de muchos obstáculos se ha logrado un avance en materia de derechos indígenas, el ex relator de pueblos indígenas Rodolfo Stavenhagen reconoció a raíz de la aprobación de la Declaración de la ONU sobre Pueblos Indígenas en el año 2007, que fue un logro de años de la diplomacia indígena. Hoy a pesar de que empresarios y gobiernos pretendan negarlo los derechos son reconocidos ( como el señor Gerardo Gutiérrez Candiani aspirante a la gubernatura de Oaxaca que dijo en relación al derecho a la consulta que trabajaba para la certidumbre jurídica, pero que la consulta no sea vinculatoria).

Es necesario visibilizar (ventanear) estos discursos, pero también habrá que afinar y replantear las demandas indígenas, necesario elevar los costos políticos de las violaciones.

Entramos también en una etapa crítica de la defensa de los derechos debido a la presencia de las empresas, muchas de ellas con capital de muchas partes del mundo. El monitoreo y documentación de las violaciones habrá que documentarlo y denunciarlo, a la par de que se vayan desarrollando estrategias y medios de defensa. Todas y todos somos convocados ser defensores y defensoras.

Sin duda alguna es necesario continuar con procesos de educación liberadores, que generen pensamiento crítico y participación activa, mientras más personas conozcan sus derechos se pueden generar procesos más amplios.

Los pueblos y comunidades son los sujetos privilegiados de su propia defensa y ahí se tendrán también que lidiar con los intereses internos de grupos de poder que se oponen a reconocer derechos.

Sin duda el papel de las mujeres desde hace tiempo ha sido decisivo, es necesario seguir empujando, apoyando y reconociendo los aportes, no seguir deteniéndonos en el discurso de la descalificación y la “competencia”. De verdad las sociedades no pueden seguir negando y literalmente matando a las mujeres, somos portadoras de la posibilidad de cambios reales.

He enumerado solo algunos retos que yo veo, seguramente habrá muchos más o seguramente muchos de ustedes pensarán distinto, seguramente a si lo es, pero quiero finalizar diciendo que no hay alternativa tenemos que seguir, valorar y aquilatar los logros del día a día y apuntar a los de largo aliento.

Es por eso que apuntamos a que las condiciones por las que se creó Flor y canto se transformen y nos permitan festejar que en estos veinte años y los que venga nos permitan decir que ha valido la pena pasar por este lindo y maravilloso planeta.