Skip to main content
La Minuta

Reclamos por la memoria y la justicia no paran durante la pandemia

De México a Chile, las instituciones de memoria y movimientos sociales han seguido su labor durante la pandemia. La Red de Sitios de Memoria Latinoamericanos y Caribeños (RESLAC) advirtió al inicio de la pandemia, a través de un comunicado de prensa que la coyuntura “está siendo utilizada como una plataforma para el avance de tendencias autoritarias y negacionistas que ya se venían desarrollando en nuestra región, y llama la atención sobre los riesgos de un aumento de la desigualdad y la vigilancia social represiva en nuestros países a la salida de la crisis sanitaria”. En distintos países de América Latina, movimientos sociales han estado activos durante la pandemia, ideando formas de continuar sus reclamos por la memoria y la justicia. “No marchamos pero no olvidamos” fue una de las consignas utilizadas por las Abuelas de Plaza de Mayo desde Argentina. “Tertuliadero de la memoria: juntando los fuegos”, se tituló el encuentro de H.I.J.OS. de Guatemala, Perú y México moderado por Hijos e Hijas por la memoria y contra la impunidad de Colombia que se celebró virtualmente el pasado mes de junio. Las cuarentenas no han más que reforzado la voluntad de estar juntos, de unirnos. Las organizaciones y colectivos sociales que trabajan por la memoria en la región han creado un despliegue innumerable de instancias creativas para poder curar las heridas. Para orientar hacia procesos de sanación, reconciliación y diálogo social, a su vez visibilizando las deudas de los estados. En en el paseo de Reforma en México, los antimonumentos que conmemoran la impunidad y violencia en México se acumulan. A 10 años de la matanza en San Fernando, Tamaulipas, ahora se suma el de los 72 migrantes.

Leer todo el reportaje de Diana Ramos Gutiérrez: Reclamos por la memoria y la justicia siguen en América Latina. Leer también: Reforma, la avenida de los muertos de México