La Minuta

Pandemia beneficia a empresas mineras: se detuvieron litigios ganados por comunidades oaxaqueñas

Cuando la rebeldía contra la minería parecía haber contagiado a los pueblos originarios de Oaxaca, llegó la pandemia de la Covid-19, para frenar los procesos de resistencia. Ganaban amparos en defensa de su territorio contra los megaproyectos, principalmente mineros, salían a las calles y advertían: “esta lucha apenas empezó”. La situación es que han pasado los días, las semanas, los meses… y las empresas mineras han desacatado los mandatos judiciales. Ello debido a un sistema judicial con leyes laxas y enredadas que solo favorecen a empresas transnacionales. Neftalí Reyes Méndez, de Educa, reconoció que la “Covid-19 ha beneficiado a empresas transnacionales porque se detuvieron procesos legales ganados por las comunidades indígenas. “Y a las empresas se les permitió buscar nuevas estrategias para el alargamiento de los juicios y la operación clandestina”. Hay algo más que preocupa al coordinador del Área de Derechos Territoriales de Educa: “Con el proyecto interoceánico, Oaxaca sigue en la mira para abrir el tema de industrialización y extracción de recursos”. La resistencia de las comunidades indígenas en defensa del territorio lleva más de una década. Sin embargo, apenas iniciaba el 2020 su lucha jurídica comenzó a obtener resultados positivos: Calpulálpam de Méndez, San Pedro Quiatoni y Santa María Zapotitlán ganaron batallas jurídicas contra los intereses extractivistas, y se intensificó un proceso de movilización y resistencia en Valles Centrales contra la prolongación y expansión de la minera Cuzcatlán, propiedad de la canadiense Fortuna Silver Mines. Y, de pronto, empezó la pandemia de Covid-19 y con ella la parálisis judicial.

Reportaje de Pedro Matías: Covid19 frenó epidemia de rebeldía vs minería en pueblos indígenas. Contexto: Espacio Social: Recuento 2020, gobierno y minería en Oaxaca y La Suprema Corte valida con la Ley Minera el despojo del territorio indígena: organizaciones