La Minuta

Mujeres purépechas luchan por preservar su legado frente a la agroindustria aguacatera

En Angahuan Michoacán viven 6 mil habitantes pero se ha destacado por tener varias generaciones de mujeres purépechas que cuidan protegen y practican la medicina tradicional y que ahora está en peligro, con un grupo de 12 las “curanderas” crearon un colectivo que las distingue por su nombre en purépecha “EMENDA” (Tiempos de lluvia”) Juana y Cuchita forman parte del colectivo y han denunciado constantemente la escasez de agua en la región ya que la agroindustria del aguacate ha terminado poco a poco con ella. Para las curanderas es una lucha preservar su legado.

Los campos de aguacate dominan los recursos hídricos en Angahuan, los agricultores de aguacate llenan diariamente grandes tanques en el manantial de la comunidad lo que reduce la disponibilidad de agua para la comunidad y sus curanderas y obliga a los indígenas Purépechas a comprar agua limpia por galones en las tiendas para mantener vivas sus plantas medicinales. Los huertos de aguacate exportan el 80 por ciento de su cosecha a los Estados Unidos, una exportación lucrativa. Se lee en el reportaje de Mongabay

La medicina tradicional y las prácticas de rec0lecion son pilares de la cultura purépecha y para mantenerlo algunas familias trabajan con un sistema agroforestal prehispánico llamado “Eukaro” técnica que también se ha perdido con el paso de los años debido a la fragmentación de la propiedad.

“En nuestro ekuaro tenemos un vivero de árboles. Mi esposo y mi hermano ya plantaron 500 pinos en las colinas. Quieren parar un poco el aguacate, hacer reforestación y ayudar a retener el agua”, explica Gracia.

A pesar de las dificultades, el grupo quiere abrir una farmacia natural en el pueblo para vender tés, ungüentos, champús y remedios elaborados con hierbas recolectadas en un ekuaro exclusivo para ello. Con información de Mongabay.

Leer reportaje: México: la agroforestería indígena muere de sed en medio de un mar de aguacates. Foto: Monica Pelliccia para Mongabay.