Archivo

Minería en los Valles Centrales: ¿Afectará a la Ciudad de Oaxaca?

By 21 septiembre, 2018 Sin Comentarios

PonentesA menudo hablamos de la creciente amenaza de la industria minera en Oaxaca en términos de las comunidades rurales y campesinas que se enfrentan a sus principales impactos ambientales, sociales y económicos. De las 322 concesiones mineras vigentes en el estado, además de los tres proyectos mineros en etapa de producción comercial – “San José”, en el municipio de San José del Progreso; y “El Águila” y “Alta Gracia”, que afectan a 6 municipios en los Distritos de Tlacolula y Yautepec – ninguna se encuentra dentro de los límites de la zona metropolitana.

Pero, ¿Podría la extracción de minerales a docenas de kilómetros de distancia tener un impacto para las y los habitantes de la urbe?

Esta es la pregunta central planteada en una serie de charlas, “Impactos de la Minería en la Ciudad”, convocada por las organizaciones civiles Servicios para una Educación Alternativa (Educa) y Oxfam México, el pasado jueves 6 de septiembre, con la finalidad de ahondar en “la íntima relación existente entre el campo y la ciudad, así como las consecuencias que la actividad minera puede tener sobre esta última….”

Las y los ponentes destacaron que la distancia entre lo rural y lo urbano se recorre diariamente con el fin de dotar a la ciudad de diversos insumos como son: el agua, los alimentos, la energía, la mano de obra e incluso la recreación. Este flujo de insumos también implica un flujo de los impactos de la minería desde el campo hacia la ciudad.

Si bien las conexiones entre el campo y ciudad a menudo se hacen invisibles, dijo Mónica Olvera, coordinadora del proyecto Promoviendo el Acceso Equitativo al Agua en México de Oxfam, “se ven con claridad cuando analizamos un bien común natural que es perennemente problemático en los Valles Centrales: el agua”, expresó.

Olvera enfatizó que nuestro conocimiento del agua es sorprendentemente insuficiente, especialmente cuando se trata de las aguas subterráneas que abastecen muchas ciudades: “Desconocen realmente hasta donde llega su circulación”, explicó. “Pensando en que el agua subterránea circula de manera constante, pues realmente no sabemos hasta donde podría llegar la afectación por ejemplo de la infiltración, de la contaminación por parte de una mina”. Tal contaminación podría incluir químicos como arsénico y mercurio, metales pesados y otras sustancias que son peligrosas en grandes cantidades y que se han encontrado en el agua debido a la actividad minera.

Lo que sí se sabe con certeza es que en los Valles Centrales, donde el 80% del agua que se usa proviene del subsuelo, “tenemos un problema muy grave de sobreexplotación de los mantos acuíferos”, dijo Juan José Consejo del Instituto de la Naturaleza y la Sociedad de Oaxaca (INSO). 80% señala otra cifra importante: la proporción del territorio de los Valles Centrales que ya está concesionada a las empresas mineras, cuyas actividades requieren el uso de gigantescas cantidades de agua. Educa A.C. pone el ejemplo de la mina de San José, donde la empresa Minera Cuzcatlán consume 1 millón 500 mil litros de agua por día.

IMG 9030Todo esto se debe a la preferencia que el gobierno mexicano otorga a las empresas mineras sobre cualquier otro uso de la tierra, establecida en el Artículo 6 de la nueva Ley Minera, lo cual afecta a la calidad de vida de los habitantes de la ciudad de Oaxaca de diversas maneras, dijeron los ponentes. Primero, contribuye al problema de la autosuficiencia alimentaria al promover el abandono de los campos productivos. La mayoría de las frutas y verduras que se venden en los mercados urbanos vienen de otros estados, y se desconoce la calidad del agua utilizada para regarlas. Además, los ponentes sostuvieron que la minería contribuye al retroceso en los derechos ciudadanos, ya que conlleva a la flexibilización de las leyes y el desvío de recursos económicos con el fin de otorgar ventajas fiscales a las empresas.

Para las personas que viven en la zona metropolitana, ¿Cómo se actúa frente a estos fenómenos?

Esto y otros puntos fueron debatidos en la discusión animada que tuvo lugar tras la ponencia. Algunas asistentes argumentaron que habría que cuestionar de manera más profunda nuestro papel como beneficiarios de los productos provenientes de la minería. “¿Quién en este cuarto no tiene celular, podría levantar su mano?”, preguntó una asistente de la charla quien se presentó como ingeniera ambiental con especialidad en calidad de agua. Todas y todos se levantaron la mano. “Nuestra vida como la conocemos hoy en día sería imposible sin la minería”, sostuvo.

Sin embargo, otros participantes dejaron claro que mientras es importante que evaluemos nuestro consumo de productos que dependen de la minería, no debemos de desviar nuestra mirada de las empresas y autoridades que son los principales beneficiarios y responsables: “Tenemos una demanda de minerales”, sostuvo el Presidente de Bienes Comunales de San Felipe del Agua, Miguel León Sánchez. “Ese es el precio que estamos pagando por este avance tecnológico que hemos tenido. No es nuestra culpa. El punto sobre el cual estamos hablando ahorita es, ¿Quién es el responsable de destruir estos recursos naturales?”

Sánchez también dijo que ya es hora que repensemos la relación campo-ciudad, especialmente en la Ciudad de Oaxaca: “Tenemos terrenos comunales y ejidales alrededor de la ciudad y muchos de nosotros no conocemos cuál es el proceso interno que rige estas comunidades.”

AsistentesPor último, se puso sobre la mesa los efectos que podría tener la entrada del nuevo gobierno el 1 de diciembre en materia del actual modelo extractivo y la alta tasa de conflictos socio-ambientales que conlleva. “Yo creo que en este momento hay un discurso muy contradictorio”, dijo una asistente de la charla quien apoyó con entusiasmo la candidatura de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones recientes. “Por un lado se habla de terminar con ciertas prácticas”, sostuvo. Pero del otro lado las acciones recientes del Presidente Electo, por ejemplo, la consolidación de relaciones tan cercanas con empresarios como Salinas Pliego, además de la creación de un “Fondo Minero” dedicado a la mitigación de los efectos de la minería, plantean dudas sobre si podemos esperar un cambio o más de lo mismo.

Estos y otros puntos de debate se retomarán en la siguiente charla “Impactos de la Minería en la Ciudad”, cuya fecha será anunciada a través del portal: www.educaoaxaca.org.