La Minuta

Hortalizas y el amor por la tierra, alternativas de vida

By 9 junio, 2020 One Comment Etiquetas:

El amor que siento al sembrar una semilla, al verla germinar y producir es algo inexplicable, algo que nace de mi ser, de mis entrañas, lo llevo en la sangre, en los recuerdos de mi padre con su yunta, de mi madre ayudando en la cosecha, por lo que me gusta mucho sembrar, cuidar mis plantas. Las hojas y las plantas que voy recolectando o quitando, la maleza no la tiro ni la quemo, la hago composta y todo este abono lo vuelvo a poner en las plantas que voy a sembrar, es como un ciclo donde la vida se alimenta de sí misma. Para mí esa es una elección, la alternativa, de que no quiero el proyecto, de que los pueblos y las comunidades no necesitamos los megaproyectos para poder vivir, yo le apuesto a lo orgánico, a la agroecología, a lo que produce la tierra, a lo que nos regala el río, a lo que por muchos años ha mantenido vivos a los pueblos. Nosotras y nosotros tenemos nuestro propio proyecto de vida, nuestra forma de vida, aquí cultivamos lo que queremos comer, lo que van a comer nuestras hijas e hijos, nuestros nietos y nietas. En esta época en que una pandemia afecta a toda la humanidad, donde hay personas que sufren porque no tienen alimentos, nosotros hemos decidido organizarnos para cuidarnos, para no salir de la comunidad. Por muchos años nuestras abuelas y nuestros abuelos nos han enseñado a cuidar del río, para que haya camarón, ahora el agua se revolvió un poco pero incluso así hubo blanquillas, si queremos mojarra o blanquilla vamos al río a tirar anzuelo y agarramos tres kilos o cuatro kilos de pescado fresco.

Leer testimonio completo de Eva Castellanos Mendoza, integrante de la e la Red de Defensoras y Defensores Comunitarios de los Pueblos de Oaxaca- REDECOM y del Consejo de Pueblos Unidos por la Defensa del Río Verde- COPUDEVER: Hortalizas y el amor por la tierra, alternativas de vida. Materiales de la campaña Alternativas comunitarias en defensa de los territorios en Oaxaca. Sembrando dignidad, reivindicamos lo común