La Minuta

Corredor Transístmico dejará aguas negras en municipios con escasez y sin drenaje

Agua, drenaje y plantas de tratamiento serán los principales retos que enfrentarán los parques industriales o Polos de Desarrollo para el Bienestar (Podebis) que impulsa el programa Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT), alertan expertos, quienes señalan que son inminentes las afectaciones al ambiente. A nivel general, todo el Interoceánico generaría 197 millones de metros cúbicos de aguas negras en 2023 y alcanzarían un pico de 285 millones de metros cúbicos en 2040, para bajar a los 281 una década después, indica el resumen del plan maestro. El especialista en tratamiento de aguas, Iván Hernández Martínez, señala en entrevista con El Universal que la primera preocupación que debe responderse es de dónde se obtendrán esos volúmenes de agua para el uso industrial, pues hacer pozos profundos de 50 a 100 metros podría secar los mantos freáticos. “¿Harán estudios geohidrológicos?”, pregunta y añade otra interrogante: “¿A dónde se verterán todas las aguas residuales?” Cabe recordar que el 50% de la población del istmo aún no tiene acceso a agua potable, alcantarillado, gas o electricidad, a pesar de que el estado de Veracruz es el mayor productor de electricidad del país.

Leer la nota completa de Alberto López: Interoceánico prevé generar 197 millones de m³ de aguas negras para 2023, en municipios sin drenaje. Más información en La Jornada Ecológica: El Corredor Interoceánico Un ecocidio irreversible. Contexto: Comunidades paran obras de corredor transístmico por falta de consulta indígena