Archivo

CONDENA MUNDIAL POR CRIMEN CONTRA EL ACTIVISTA OAXAQUEÑO BERNARDO VÁSQUEZ

By 20 marzo, 2012 Sin Comentarios

Oaxaca, México. 20 de Marzo de 2012.- Una andanada de protestas y pronunciamientos a nivel mundial desató el crimen cometido contra el activista oaxaqueño, Bernardo Vásquez Sánchez, ocurrido el pasado 15 de marzo en el valle de Ocotlán del estado de Oaxaca. El dirigente social fue abatido a tiros a consecuencia de su activismo contra la operación de una mina de plata y oro, instalada en su natal San José del Progreso, propiedad de la compañía minera Cuzcatlán, filial de Fortuna Silver Mines de origen canadiense.

Al darse a conocer esta trágica noticia, participantes en el Foro Alternativo Mundial del Agua celebrado en Marsella Francia, guardaron un minuto de silencio y demandaron garantías para luchadores sociales en comunidades de Oaxaca; en su comunicado señalaron: Sabemos que en México, la industria minera trasnacional, y en especial la canadiense, se caracteriza por operar impunemente al margen de la ley, provocando -mediante una cuidadosa ingeniería de conflictos- la corrupción de autoridades, la intimidación a la población y la destrucción de las condiciones de vida de las comunidades donde se instala”. Este comunicado fue leído el 16 de marzo ante asistentes a la cumbre.

 

Por su parte la organización Red Manglar internacional, que agrupa a más de diez países de Latinoamérica, se pronunció contra el crimen de Bernardo Vásquez y señaló: “se comprueba una vez más que la imposición de mega proyectos en comunidades y territorios rurales e indígenas está acompañada de actos criminales y violatorios de los derechos humanos con la complacencia de las instancias gubernamentales”. Dicho organismo demandó la cancelación de las concesiones a la compañía minera Cuzcatlán.

 

Debido a la amplia cobertura que dio la prensa canadiense a estos sucesos, parlamentarios de aquel país también entraron al debate, la discusión giró en torno a la responsabilidad social de las empresas respecto a las violaciones a los derechos humanos que comenten fuera de Canadá. La parlamentaria Jen Moore de Miningwatch, denunció lo que llamó “el mito de la exploración minera”. En tanto que el parlamentario Peter Julian llamó a aprobar una legislación que aplique sanciones a las empresas mineras que, fuera de Canadá, cometan violaciones graves a los derechos humanos, laborales y ambientales.

 

En tanto el representante del Foro Permanente de la ONU para Cuestiones Indígenas, Saúl Vicente Vázquez, demandó el esclarecimiento de este crimen: “Este ataque se suma a la cadena de agresiones que ha sufrido esta organización y la comunidad de San José del Progreso, donde actúa un grupo armado, presumiblemente defensor de la minera Cuzcatlán, como lo señaló Bernardo en una entrevista que le realicé un par de meses atrás”. Esta fue la declaración de Saúl Vicente Vázquez.

 

Así también se difundió un pronunciamiento suscrito por más de 170 organizaciones y 100 personalidades de una veintena de países del mundo condenando los hechos. Entre las personalidades que suscriben destaca el filósofo Pierre Mouterde, el economista David Barkin, y la periodista Stella Calloni; organizaciones como Greenpeace, la Federación Internacional de Derechos Humanos y el Movimiento Madre Tierra de Honduras, exigen “al gobierno federal y estatal el castigo a los autores materiales e intelectuales del cobarde asesinato de Bernardo Vásquez Sánchez”.

 

Para exigir el esclarecimiento de este y otros crímenes contra luchadores sociales, organizaciones oaxaqueñas han anunciado una jornada de lucha para los días 20 y 21 de marzo, que incluye diversas acciones de protesta pacífica como la toma simbólica del consulado y la embajada de Canadá en México. Sin duda alguna, los crímenes contra activistas en Oaxaca llaman poderosamente la atención de la comunidad internacional.

 

Servicios para una Educación Alternativa A.C. EDUCA