La Minuta

Con performances, Lukas Avendaño denuncia oídos sordos de autoridades hacia familiares de desaparecidos

Lukas Avendaño es artista y familiar de una persona desaparecida. Su hermano Bruno fue desaparecido en 2018 en el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, y hallado sin vida en 2020. Lukas da acompañamiento a otras familias que buscan a sus ausentes y con intervenciones artísticas cuestiona a las autoridades para que recuperen su capacidad de vergüenza, cuenta Daniela Rea en su extenso reportaje, parte del proyecto de Narrativas y memorias de la desaparición en México. Dice Lukas: “Hay funcionarios que ni siquiera se levantan a ver tu desesperación, dolor, esas emociones que acarrea tu situación. Otros tienen sensibilidad y lo mínimo que pueden hacer es escuchar. Al menos al momento de sentirme escuchado creía que había una esperanza, de encontrarlo, encontrarlo vivo, bien, de que iban a hacer su trabajo y eso no me traía frustración. Es muy distinta la escucha cuando nace de la sensibilidad y cuando nace del a fuerzas”. La escucha, dice Lukas, es uno de los actos más importantes para la familia de un desaparecido. La escucha hace que se diluya otro acto, que es el estigma, ese que les hace sentir avergonzados por tener a un desaparecido, míralo, mírenlos, ahí va el hermano del desaparecido, la mamá del desaparecido, del marino desaparecido. El estigma que borra la identidad de la persona y la convierte en el espectro, un espectro que es envuelto por el espectro del desaparecido y aleja todo de ti: la familia, los amigos. Unos toman distancia, pero otros toman cercanía, es cierto.

Leer todo el reportaje de Daniela Rea: Somos los desaparecidos. Foto: María Fernanda Ruiz. Más información: Narrativas y memorias por un México más justo. Contexto: Encuentran sin vida a Bruno Avendaño, desaparecido en 2018 en Tehuantepec y ¿Dónde está el Estado?, preguntan familias que buscan a sus seres queridos desaparecidos