La Minuta

Campesinos zoques sostienen la vida ante pandemia y crisis económica

Como el fiel de una balanza, en muchas regiones de México la figura del hombre y la mujer campesina e indígena, sus saberes, sus prácticas y el alimento que producen, se colocaron en el centro que guarda la vida; reforzando el muro de contención que han sostenido durante décadas, ante el embate de la agroindustria, proyectos extractivos y ahora los cambios climáticos y nuevas enfermedades. En un reportaje, Ángeles Mariscal describe la experiencia del pueblo zoque de Chiapas, la región noroccidente zoque es considerada de “alta marginación social”, según la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno de México. Fermín Ledesma Domínguez contradice esta métrica del Estado. “Un señor nos decía: ´es que somos bien pobres´. Fuimos a su parcela y encontramos 27 diferentes alimentos que demostraban que no es pobre. ´Usted puede vivir con lo que siembra. Tiene maíz, berros, verdolagas, tomate, cuatro diferentes tipos de frijol, chayote, calabaza, yuca, malanga, papas, plátano de diferentes tipos, yerba mora, pacaya, chilacayote, tomatito…´, le dijimos”. Toda esa diversidad de alimentos -explica Ledesma- es lo que permite vivir aquí, y lo que permitió reasimilar estos meses, a jóvenes migrantes que regresaron por la pandemia.

Leer el reportaje completo: La campesina, vía para sostener la vida ante pandemias y otras amenazas, parte de la serie “Sembrar en pandemia” redalizada por medios independientes.