La Minuta

Así era antes: justicia, mujeres y pobreza

“La justicia entonces no existía para las mujeres” comenta Asunción Segovia Hernández, quien vive en Ayapa, municipio de Jalpa de Méndez, en el Estado de Tabasco hablante de la lengua zoque ayapaneco.

Expone que cuando era pequeña resultaba imposible realizar otras actividades que no fueran las del hogar, porque como mujeres debían ocuparse de la comida, bebida, hermanos y hermanas si era la hija mayor, entre otras cosas; restándoles tiempo para su formación académica, derecho que sólo les pertenecía a los hombres.

Otro factor que impedía la entrada al sector escolar era la economía, pues lo primordial era sobrevivir con la remuneración que obtenían los padres por realizar el trabajo en el campo, para las mujeres o niñas la justicia no se podía vislumbrar, sus derechos se veían afectados al no poder decidir, todo era platicado, consensuado y ejercido por los hombres, dejando a un lado los puntos de vista de ellas, las mujeres.

No podían votar, salir a divertirse, ir a los mandados, porque si intentaban ir en contra de lo que habían establecido los hombres, tenían que recibir un regaño o en el peor de los casos que fueran educadas nuevamente por sus esposos, decían los padres, si querían denunciar estos hechos por ser mujeres no les mostraban interés ni en las instituciones encargadas de impartir la justicia, está historia narra Asunción en Tzam, en el artículo “Así era antes: justicia, mujeres y pobreza” de Desinformémonos.

Leer toda la reflexión de Asunción Segovia Hernández: Así era antes: justicia, mujeres y pobreza. Contexto: Tzam: Justicia para mujeres indígenas se buscará siempre en comunidad