La Minuta

Adiós al progresismo fósil: Colombia y la renovación de las izquierdas

“Necesitamos transitar de la vieja economía extractivista, que mata el agua y la vida, a una economía colaborativa en armonía con el ambiente…” y “Paz, Justicia Social, Justicia Ambiental y liderar el Diálogo con los progresismos de América Latina, sin exclusiones, para dejar los fósiles, cambiar el rumbo para salvar a la humanidad…”, son menciones al extractivismo y a la problemática socioambiental de parte del presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, en su discurso de victoria, pronunciado ante un una multitud exultante el domingo pasado.

La llegada de Gustavo Petro y Francia Márquez a la presidencia colombiana puede marcar un punto de inflexión en la región. Nunca hubo en América Latina un presidente electo que apostara abiertamente a un progresismo ambiental.

Maristella Svampa y Enrique Vialeos describen los desafíos de la transición ecosocial. Recuerdan que no es la primera vez que Petro interpela y desafía a los progresismos fósiles. En 2018, en el “Foro de Pensamiento Crítico” de Clacso, realizado en Buenos Aires, fue la única voz crítica que desde la clase política instó a pensar el desafío ambiental y en contra de los extractivismos.

Y Francia sufrió varias amenazas de muerte y un atentado, en el país más letal del mundo para los y las defensoras de la Naturaleza. La propuesta de Transición gradual y justa “implica no solo cambios en la matriz energética, sino también la oportunidad para impulsar la diversificación y desconcentración económica de Colombia. Y sería un verdadero ejemplo para la región y el mundo en la experimentación de nuevos caminos, al proponer dejar los combustibles fósiles en el subsuelo”, afirman Svampa y Vialeos.

¿Hacia un progresismo ambiental? Colombia y la renovación política de las izquierdas. Ver también: Foro La comunicación popular y la disputa electoral (1 h 34 min.). Contexto: “Hay futuro si hay verdad”: presentan informe de Comisión de la Verdad en Colombia