La Minuta

Zarpa de Isla Mujeres delegación zapatista hacia Europa

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional inició ayer un viaje por el mar que va en sentido contrario al que los colonizadores hicieron hace 500 años. Envía con la delegación marítima Escuadrón 421 el mensaje del aprendizaje de su lucha y su historia de construcción de libre determinación. La llaman “Travesía por la vida”. Atraviesan el mar Atlántico. La ruta es por Cuba. Aquí inician un recorrido por los cinco continentes para compartir los saberes que han puesto en marcha desde el levantamiento. En el muelle de despedida, el subcomandante Moisés mira cómo el barco se aleja rumbo al horizonte del mar. Sale de este lugar sagrado para los mayas, la casa de Ixchel que se encuentra en la punta sur de la Isla Mujeres. Ahí, a la orilla del mar entre arrecifes y peñas rompen las olas, es el templo de la diosa maya de la fertilidad. “Estamos siguiendo la ruta en donde vino hace 500 años, en este caso estamos siguiendo la ruta para sembrar vida, no como hace 500 años, es lo contrario”, dijo Moi, como le dicen de cariño, a pregunta de Pie de Página. Simultáneamente, en diversas ciudades del mundo se realizaron actividades de despedida a la comitiva rebelde, que busca “realizar encuentros, diálogos, intercambios de ideas, experiencias, análisis y valoraciones entre quienes nos encontramos empeñados, desde distintas concepciones y en diferentes terrenos, en la lucha por la vida.”

Leer la crónica de Daliri Oropeza: Escuadrón 421: zapatistas navegan a contrapelo de la historia y En altamar ya, La Montaña zapatista. Leer también: Travesía por la vida versus acumulación militarizada, por Gilberto López y Rivas. Desde la Lacandona para el mundo y EN TORNO A LOS ORÍGENES DE LA NARRATIVA ANTIZAPATISTA, por Luis Hernández Navarro