La Minuta

Tzam. Las trece semillas zapatistas: conversaciones desde los pueblos originarios

Tzam significa “dialogar” en ayapaneco, una de las más de 60 lenguas que se hablan sobre territorio ancestral, sólo que ésta, con sus menos de diez hablantes, se encuentra en peligro de desaparecer. Tzam, dialogar, es el corazón de este nuevo proyecto de desinformémonos que “no buscamos que periodistas ni historiadores de afuera de las comunidades recojan historias y voces de los pueblos, sino que sean ellos y ellas quienes reflexionen en diferentes formatos sobre su manera de ver y enfrentar el mundo, con y sin pandemia. Será su palabra sin mediaciones lo que aquí encontraremos”, afirma la plataforma de periodismo desde abajo. Como hilo, retoman las trece demandas zapatistas, plasmadas en la Primera Declaración de la Selva Lacandona: “Pedimos tu participación decidida apoyando este plan del pueblo mexicano que lucha por trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, educación, independencia, libertad, democracia, justicia y paz”, dijeron los insurrectos. Y en los meses siguientes, ya como producto de sus encuentros con la sociedad civil, sumaron derechos de la mujer y derecho a la información. Trece demandas, en total. Se trata de acercar el pensamiento y la creatividad de 130 colaboradores de diversos pueblos, naciones, tribus y barrios indígenas, quienes dialogarán con cada una de las demandas/semillas zapatistas, una por mes. En concreto, 10 participaciones mensuales de diferentes pueblos indígenas que elaboran sobre su historia y realidad actual, teniendo como base cada una de las semillas/demandas. Trece semillas, trece meses, 130 colaboradores y colaboradoras, de mayo del 2021 a mayo del 2022. El proyecto Tzam lo coordinan Yásnaya Aguilar y Gloria Muñoz.

Tzam. Las trece semillas zapatistas: conversaciones desde los pueblos originarios y Visita el sitio de Tzam