La Minuta

Tres pueblos mayas organizan su propia consulta para revocar permisos a megagranjas

Tres pueblos mayas de Yucatán —Kinchil, San Fernando y Celestún— han decidido impulsar, con sus modos y sus tiempos, sus propias consultas para definir si revocan las operaciones de las granjas porcícolas “que mantienen contaminados los suelos de nuestros territorios”. En conferencia de prensa virtual, Carlos Llamá, de Kinchil, denunció que durante la pandemia de Covid-19, la empresa Kekén construyó dos granjas más en este poblado, “cuando todo mundo estaba resguardándose”, por lo que ahora tienen un total de seis. Esta consulta del 25 de julio sería la cuarta que realizan los pueblos mayas. La primera fue en Chablekal, Mérida, en 2011, para la reubicación del ruedo y hacer una plaza propuesta por el pueblo. La segunda fue en 2014 en Kimbila, Izamal, cuando las autoridades quisieron poner un mercado sobre un campo de futbol y junto a un pozo prehispánico; el pueblo organizó una consulta en la que los pobladores dijeron que sí querían un mercado pero en otro lugar. La tercera fue en Homún, el pueblo pionero en la batalla de los mayas contra la amenaza de la industria porcina En conferencia de prensa, los representantes de los pueblos aseguraron que no van a pedir que el gobierno nacional o al Instituto Nacional Electoral que les regulen las consultas, sino que buscan sentar jurisprudencia para que los pueblos realmente sean quienes decidan sobre lo que pasa en sus territorios.

Pueblos mayas organizan sus propias consultas sobre las granjas de cerdos, Alistan consulta para revocar operación de granjas porcícolas y Pueblos mayas defienden su derecho a decidir con autoconsulta sobre megaproyectos. Foto: Alberto Velázquez, Pie de Página. Contexto: Comunidades mayas logran clausura de cuatro megagranjas porcícolas en Yucatán