La Minuta

Se agrava deforestación en la selva de Los Chimalapas, Oaxaca

By 3 noviembre, 2021 Sin Comentarios Etiquetas: , ,

Ganaderos, talamontes y narcotraficantes han invadido los territorios zoques de Santa María y San Miguel Chimalapa y explotan sus recursos. Ello ha provocado graves conflictos agrarios en la selva de Los Chimalapas –una de las regiones con mayor diversidad biológica del país– y ocasionado la pérdida de cobertura arbórea en alrededor de 50 mil hectáreas. El 23 de noviembre de 2011, el gobierno de Chiapas creó el municipio Belisario Domínguez en alrededor de 84 mil hectáreas de Los Chimalapas. Comunidades integradas por campesinos e indígenas provenientes de Chiapas y otros estados se asentaron sobre territorio ocupado por comunidades oaxaqueñas. En 2012 el gobierno de Oaxaca promovió ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación la controversia constitucional por la invasión de la soberanía estatal. Al amparo de este conflicto llegaron, entre otros, madereros que explotaron los bosques y ganaderos que crearon pastizales en las zonas desmontadas. De acuerdo con Miguel Ángel García Aguirre, coordinador regional del Comité Nacional para la Defensa de Los Chimalapas, de 2011 a la fecha los Chimalapas han sufrido la tala de 50 mil hectáreas de sus bosques y selvas. El conflicto ha sido utilizado para provocar 25 años de enfrentamientos violentos entre comuneros indígenas de Chimalapas. Apenas en agosto de 2021, el ministro José Fernando Franco González presentó el proyecto de sentencia, pero ésta aún no se discute en el pleno de la Corte. “Por experiencia en 54 años de lucha, no nos confiamos y nos preparamos para cualquier escenario”, señala el presidente de los comuneros de Santa María Chimalapa.

Leer todo el reportaje de Pedro Matías: Los Chimalapas: Devastación al amparo de un conflicto territorial. Más información: Advierten zoques de Chimalapas a SCJN: paz social está en riesgo mientras no resuelvan controversia. Contexto: Denuncian nuevo ecocidio por invasores en la Selva de Los Chimalapas; Profepa brilla por su ausencia