La Minuta

Presa de Malpaso, obra que dejó sin voz ni voto a la población de Quechula, Chiapas

Las investigadoras Cinthia Niño Maldonado y Edith Kauffer publicaron un artículo sobre las dinámicas territoriales en torno a la construcción de la presa Malpaso, Chiapas. Los habitantes de Quechula, pueblo inundado por el embalse en los años 60 fueron relocalizados en un nuevo territorio que habitaron después de la inundación y que responde al nombre de “Raudales Malpaso”, pueblo que surgió junto con la construcción de la presa. De acuerdo con las autoras, la población de las localidades cercanas no fue empleada en la construcción de la obra debido a las especificidades de los empleos y a las características de los habitantes del área, quienes se dedicaban a la agricultura. Algunos campesinos no aceptaron una reubicación por una cuestión de relación afectiva con el territorio, o porque no lograron concluir los trámites necesarios para la restitución de sus tierras y perdieron su casa y terrenos. “No nos pagaron, ni a mi papá, a nadie nunca nos pagaron. Mi papá perdió mucho cacao, cafetal, todo eso, lo que ellos cosecharon, y nunca les pagaron”, señaló un entrevistado. Las autoras concluyen en que en el 2018, los actuales habitantes del llamado municipio de “Mezcalapa”, expresaron abiertamente que querían recuperar el nombre de “Malpaso” como municipio y rechazaron rotundamente el otro nombre. “A pesar de los años transcurridos, el sentimiento histórico de no ser escuchados, ni tomados en cuenta sigue latente”, señalaron las autoras.

Presa de Malpaso, la obra histórica que dejó sin voz ni voto a la población local. Leer el artículo científico: Dinámicas territoriales en torno a la construcción de la presa Malpaso, Chiapas (1960-2011): construir, trabajar y permanecer