La Minuta

Loxicha, a 20 años del conflicto armado, sigue esperando justicia (Video)

En 1997 y 1999, fuerzas de seguridad pública detuvieron y acusaron a dos hombres de ser comandantes del Ejército Popular Revolucionario (EPR), la guerrilla que el Estado más estigmatizó aquellos años. Los sentenció con procesos irregulares. Por fin fueron liberados en 2017. Hasta la fecha siguen criminalizados. Y la región loxicha sigue siendo de las más pobres y marginadas del país. Esta es la conclusión de una serie de reportajes realizados por Ensamble Periodismo Colaborativo, que incluyen entrevistas con dos ex presos políticos, así como con su abogado y con familiares de indígenas zapotecos asesinados extrajudicialmente. “Los excomandantes salieron de la cárcel federal en 2017 como fantasmas disparando a nadie en la noche (…) Durante esos 20 años encarcelados, nunca fueron reconocidos por la agrupación armada como parte de sus miembros activos. Ahora son hombres sin nombre que pagan 4 mil 600 pesos cada mes al juzgado de Ixcotel en Oaxaca por su libertad anticipada. Pagarán por varios años hasta juntar 125 mil pesos, el monto que un juzgado determinó para “reparar el daño” que hicieron al Estado mexicano. El EPR se levantó en Oaxaca en 1996. En ese entonces atacaron diversos puntos militares de la entidad; reivindicaban un cambio de régimen político. Pero le siguió la represión al pueblo Loxicha, un supuesto bastión de movimientos sociales en una de las zonas más pobres de México. Ahí, más de 20 años después, los sobrevivientes, expresos políticos, simpatizantes y víctimas afirman la etiqueta de guerrilleros ha sido la excusa del gobierno para acabar con la resistencia comunitaria indígena en una zona controlada por viejos caciques ligados al poder estatal”.

Leer el reportaje completo de Antonio Mundaca: Los guerrilleros de Loxicha, la permanente sombra del destierro. Ver el video de Karen Rojas Kauffmann (6:50 min.). Leer también el reportaje de Pedro Matías: Una viuda contra los “guardias blancas”.