La Minuta

La última misa del “obispo rebelde” Raúl Vera

Representante de la Teología de la liberación, Raúl Vera cuelga los hábitos después de 45 años. De Tlatelolco a la última matanza de migrantes, la vida del religioso es la historia reciente de México. Durante la última misa del obispo rojo, Raúl Vera estaba indignado ante lo que acababa de suceder con los 19 migrantes calcinados en Tamaulipas, y estalló ante sus feligreses. “Cómo puede ser que las autoridades no informen”, denunció desde el púlpito. “Los migrantes son un gran negocio para las mafias del crimen organizado que operan en México (…) Les sacaban dinero para pasarlos, pero el grupo enemigo que no quiere que sus rivales ganen dinero con ellos decidió matarlos e incinerarlos”, le dijo al narco en su tierra. Para Raúl Vera, el tema migratorio “es el efecto más doloroso, lacerante y cruel, del sistema económico neoliberal”. “¿Por qué migra la gente? Porque se está muriendo de hambre, porque los salarios son una miseria. Por las tormentas y los huracanes del cambio climático. Por la desigualdad y la violencia. Son las consecuencias de mundo desordenado”. Cabe recordar que en 1995, el Vaticano nombró a Raúl Vera obispo coadjutor de San Cristóbal de Las Casas en el afán de controlar al obispo Samuel Ruiz García. Vera llegaba con poderes y autoridad para cambiar el rumbo y, contrario a lo previsto, se convirtió en un aliado del zapatismo, crítico del capitalismo e impulsor de la transformación social indígena.

Reportaje de Jacobo García: La última misa del obispo rojo. Ver La Organización Familia Pasta de Conchos agradece a Fr. Raúl Vera (2 min.). Ver Entrevista a don Raúl Vera: el obispo rebelde (34 min.). Foto: Raúl Vera se despide de la diócesis de Saltillo