La Minuta

La lucha de guardianes del agua contra fábricas de carne de puerco en Yucatán

En la península de Yucatán se encuentran los cenotes que han dado vida a la economía local, un ejemplo de ello son los pueblos de Homún y Cutzamá que están ubicados justo en el “perímetro” del Gran Anillo de Cenotes, el modelo de turismo autogestivo y comunitario permitieron de manera directa e indirecta generar empleos para aproximadamente unas 5.000 personas.

Sin embargo, ahora se ven afectados por la producción industrial de carne que ha afectado en diversas medidas la economía local desvirtuando las actividades agrícolas tradicionales y la autonomía alimentaria de sus habitantes. Ahora los agricultores han pasado a ser obreros, en lugares donde son explotados y donde les violan sus derechos laborales, el continúo despido y recontratación impiden generar antigüedad evitando con ello la reclamación de derechos.

Las fábricas de carne ponen en peligro la subsistencia de la comunidad, porque las tuberías provenientes del criadero descargan sus aguas residuales contaminando con estos desechos la tierra, dejándola pestilente y con lodazales verdosos.

El pueblo de Homún se ha organizado con comunidades de Kinchil y Celestún, que también luchan contra una megagranja de Kekén, logrando con su lucha que en mayo de 2021, la Suprema Corte de Justicia de la Nación confirmara la suspensión definitiva de una granja, salvando con esa confirmación los cenotes de Homún.

Con todo este proceso se ha logrado contribuir al desarrollo de la organización colectiva y la construcción de consenso entre las comunidades de la península de Yucatán, reporta Giovanna Gasparello para desinformémonos.

Leer todo el reportaje: Yucatán: los guardianes del agua y las fábricas de carne. Más información: Foro internacional sobre los impactos sociales y ambientales de las megafábricas de cerdos. Contexto: Amenazan a guardiana de cenotes de Homún que lucha contra mega granja porcícola