La Minuta

La CIA leyó durante décadas comunicaciones encriptadas de 100 países, México entre ellos

Imágenes de archivo y hechos represivos de la dictadura argentina (1976-1983) reaparecieron en las últimas horas en los medios. Igual que flashes sobre la invasión norteamericana a Panamá en 1989. Así mismo, la prensa europea comenta el ya denominado escándalo de la Crypto (operación Rubicón). Esta empresa, con sede en Suiza, dedicada a producir y exportar aparatos para el descifrado de comunicaciones secretas a más de 100 países, era en realidad propiedad secreta de la Central de Inteligencia Americana (CIA) y del servicio secreto de Alemania Occidental. Según el expediente de 280 páginas divulgado en las últimas horas por la televisión pública suiza, los servicios de inteligencia de ambos países compraron en 1971, conjuntamente la Crypto AG. A partir de entonces y, prácticamente, hasta 2018, los servicios de inteligencia de esos dos países pudieron escuchar, leer, descifrar, interpretar e incorporar en sus acciones político-militares, cientos de miles de mensajes intercambiados entre gobiernos, embajadas y comandos militares de todo el mundo. Según las investigaciones, Crypto distribuía dos tipos de productos: uno, completamente seguro, y el otro, inseguro y de fácil descifrado, que fue el más extendido y promocionado. La Crypto comercializó miles de máquinas de encriptado a un centenar de países, entre los cuales: Chile, Argentina, Brasil, Uruguay, México, Colombia, Perú, Venezuela, Nicaragua, España, Grecia, Egipto, Arabia Saudí, Irán e Irak.

Leer todo el reportaje de Sergio Ferrari: La CryptoCIA, escándalo explosivo