La Minuta

Exigen proteger personas defensoras ambientales de Un Salto de Vida

El Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER), el Grupo Focal de Organizaciones de la Sociedad Civil sobre Empresas y Derechos humanos, y Greenpeace México AC se suman al llamado urgente a los tres niveles de gobierno para garantizar la seguridad de las y los integrantes de la agrupación Un Salto de Vida y sus familias quienes habrían sufrido una agresión en días recientes, posiblemente resultado de las acciones que realizan desde hace más de una década por la defensa de la vida y territorio en al cuenca Chapala-Santiago: “Hoy saludamos la entrada en vigor del Acuerdo de Escazú y conmemoramos el Día Internacional de la Madre Tierra exigiendo la protección efectiva de quienes la defienden de la codicia e intereses del sector público y privado. Las y los miembros del colectivo, cuyos integrantes habitan en El Salto, Juanacatlán, Puente Grande y Tololotlán en Jalisco llevan décadas investigando, documentando y denunciando el deterioro ambiental a lo largo de la cuenca”, afirman las organizaciones en su boletín. El trabajo colectivo de investigación, denuncia y movilización de Un Salto de Vida “es fundamental para la defensa de los derechos humanos y ambientales y hoy, cuando entra en vigor el primer tratado que precisamente establece el deber del Estado de garantizar los derechos humanos de todas las personas defensoras ambientales, así como un entorno seguro para ellas y ellos, y por esto exigen al gobierno federal, estatal y municipales garantizar la seguridad de las y los integrantes de Un Salto de Vida e investigar los hechos de agresión del 10 de abril, cuando desconicidos incendiaron la camioneta de esta organización.

Alto a las agresiones a personas defensoras ambientales de Un Salto de Vida; urgen medidas de protección para ellas. Contexto: Incendian camioneta del colectivo ecologista “Un salto de Vida” en Jalisco y Acuerdo de Escazú obliga a Estados a proteger personas defensoras ambientales