La Minuta

Exigen justicia para Marco Arcos, comisario y ecologista asesinado en Chilpancingo

“Han matado a un hombre; lo mató un cobarde, lo mataron por la espalda, si hubiera sido de frente mi hijo no se hubiera ido limpio, y eso agradezco a dios, que mi hijo Marco Antonio Arcos Fuentes haya muerto limpio, sin hacer una cosa mala”, dijo entre sollozos doña María Fuentes, mamá del campesino ecologista defensor de los bosques y comisario municipal de la comunidad de Jaleaca de Catalán, ejecutado el viernes pasado en Chilpancingo. Reiteró que él no se peleó con nadie, “y a eso vino (a morir), a éste pueblo salado. Lo mató un cobarde. Yo le decía: diles que no puedes (ser comisario), que tú te vas, que tienes tus hijos. Estaba cansado de trabajar, llevaba 25 años trabajando en Kansas City (Estados Unidos), y en marzo del año pasado llegó a Jaleaca”. En Jaleaca de Catalán, con más de tres mil habitantes, nadie quiere hablar, debido al temor que existe entre la población, que asegura que los delincuentes, que se llevan su madera, están en los cerros vigilando quién entra y quién sale. Por su parte, Raymundo Díaz Taboada, representante estatal del Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad (CCTI), alertó sobre un incremento alarmante de la violencia contra defensores de derechos humanos y del territorio en la entidad, y de la indefensión en que se encuentran comunidades indígenas y campesinas.

Exigen justicia por ecologista asesinado en Jaleaca de Catalán. Más información: ONG alerta sobre incremento de la violencia contra activistas en Guerrero y Veinte años de asesinatos, desapariciones y detenciones contra defensores de los bosques en la Sierra de Guerrero. Contexto: Asesinan en Chilpancingo al ambientalista Marco Arcos, comisario de Jaleaca de Catalán