La Minuta

Exhibe EU vínculos entre militares y narco antes de la noche de Iguala

Estados Unidos tiene indicios de que integrantes del grupo criminal Guerreros Unidos sostenían reuniones con elementos del Ejército, la Marina y de las Policías de Iguala y de Cocula desde medio año antes de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Los indicios se desprenden de conversaciones de mensajería instantánea por Blackberry intervenidas por la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) a por lo menos ocho miembros de ese grupo delictivo, entre el 22 de marzo y el 8 de junio de 2014. La Fiscalía General de la República (FGR) presentó ante un juez las transcripciones de estas comunicaciones para acreditar el delito de delincuencia organizada y consiguió, el pasado 19 de agosto, 20 órdenes de aprehensión contra miembros de los 27 y 41 Batallones de Infantería en Guerrero, aunque tres semanas después se desistió de 16 de esos mandamientos de captura.

Los chats revelan también encuentros entre los criminales y César Nava González, entonces jefe de la Policía de Cocula, y presuntos sobornos a Francisco Salgado Valladares, exsubdirector de la Policía de Iguala. Ambos exfuncionarios están presos. El Departamento de Justicia de EU entregó a la FGR copia de las conversaciones intervenidas, las cuales son parte de un proceso que se instruye en la Corte Federal del Distrito Este de Illinois, en Chicago, contra miembros de Guerreros Unidos por tráfico de heroína. Entre los aparatos intervenidos están los de Pablo Vega Cuevas “El Transformer”, operador del grupo criminal en Illinois, y Arturo Martínez “Apaxtla”, enlace del grupo criminal con militares, marinos y policías y quien no ha sido capturado. Investigación de Abel Barajas para el periódico Reforma. Fotografía Redes Sociales.

El Diario Noroeste Exhibe EU colusión de militares y narco Sin embargo La “verdad militar” – Cienfuegos deslindó a Ejército del caso Ayotzinapa, pero informes exhiben su mentira Opinión de Ricardo Raphael Cienfuegos y la conexión con Ayotzinapa