La Minuta

Europa intensifica el extractivismo verde en América Latina

La transición energética en Europa sugiere un posible nuevo boom de las materias primas (o “commodities”) y el aumento de precio debido a la creciente demanda de las llamadas “materias primas críticas”, es decir, los metales esenciales para una transformación a una economía verde y a sistemas energéticos climáticamente “neutrales”, como el cobre, el litio y el cobalto. Además, existe un constante aumento de las energías renovables almacenables, especialmente de hidrógeno verde.

¿Hasta qué punto este desarrollo conduce a un nuevo extractivismo, esta vez bajo un signo “verde”, en América Latina, una región rica en materias primas, en sol y en viento?, pregunta Kristina Dietz en su reflexión para la fundación Rosa-Luxemburg-Stiftung.

La Unión Europea centra la transición energética en la modernización ecológica del sistema capitalista, a partir de soluciones tecnológicas, y en la innovación científica para hacer frente a la crisis energética y climática. Una así llamada “transición energética corporativa”, un modelo que se caracteriza por una perspectiva “estrictamente tecno-economista hegemónica”.

“El objetivo principal es emitir menos gases de efecto invernadero, incrementar la seguridad energética garantizando el acceso a nuevas fuentes de energía renovables y recursos estratégicos a nivel global, y sostener un crecimiento verde ilimitado”, por lo que “las relaciones de desigualdad global se mantienen”. Por lo tanto, se teme que la modernización ecológica orientada a la descarbonización en el Norte Global pueda promover un nuevo superciclo de los commodities, “una nueva fase de acumulación mediante la expropiación de materias primas, suelos y propiedades de la naturaleza en el Sur Global, como el viento y la radiación solar”, advierte Kristina Dietz, profesora en el Instituto de Desarrollo Internacional de la Universidad de Viena.

Descargar: Transición energética y extractivismo verde (pdf, 13 pág.).