La Minuta

Caravana de solidaridad reporta intimidaciones en comunidad zapatista

La caravana de observación y solidaridad en Chiapas partió este 11 de enero al poblado de Nuevo San Gregorio, municipio Lucio Cabañas, para acompañar a las comunidades Bases de Apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (BAEZLN) en su regreso a trabajar a los campos, los cuales “desde noviembre del año 2019 se mantuvieron cercados como parte de los actos de hostigamiento que han sufrido por un grupo de agresores”. La caravana explicó que durante el retorno de las comunidades realizará los trabajos de observación y documentación “para garantizar el respeto a los derechos humanos, a la vida, integridad física y emocional de las BAEZLN”. Por otra parte, denunciaron que después de la primera visita como caravana a las comunidades autónomas de Moisés Gandhi y Nuevo San Gregorio se han vuelto a registrar hostigamientos y presencia de agresores, por lo que exigieron el respeto a la libre autodeterminación de las bases zapatistas. La caravana, que ya está en Nuevo San Gregorio, informa que “alrededor de las 8:30 hrs. [del 12 de enero] un grupo de aproximadamente 30 hombres pretenecientes al grupo opositor llegó cerca de las tierras que se encuentran trabajando las BAEZLN, tomando fotos de las y los integrantes de esta Caravana, como una forma de intimidación para obstaculizar su trabajo”. Cabe recordar que en Nuevo San Gregorio, desde hace un año, unos 40 invasores ocupan tierras recuperadas durante el levantamiento zapatista. La Caravana está conformada por una docena de organizaciones chiapanecas.

Acompañará caravana de observación a zapatistas amenazados en Chiapas. Boletines: Caravana Solidaria enero 2021 y Caravana Solidaria enero 2021 (segunda parte). Informe de la Caravana de Solidaridad y Documentación con las comunidades autónomas zapatistas de Nuevo San Gregorio y Región Moises Gandhi. Leer también: Crece violencia paramilitar en Chiapas, por Diego Enrique Osorno. Contexto: Colectivos inician caravana para entregar ayuda y documentar agresiones a comunidades zapatistas. Foto: Diego Enrique Osorno.