La Minuta

Mujeres de Tlahuitoltepec hacen radio para conservar la vida comunitaria y el ayuujk

Enclavada en lo alto de la sierra mixe oaxaqueña, donde la neblina arropa casas de madera, se encuentra Tlahuitoltepec, una comunidad indígena donde la música no se aprende sino se hereda, y donde sus mujeres indígenas ayuujk han creado vínculos de empoderamiento y resistencia con un medio de comunicación: la radio. Las voces de ellas llegan, en ayuujk y en español, a los hogares de la localidad por la señal de la radio comunitaria Jënpoj, que en castellano significa vientos de fuego. Las féminas hablan de la vida, de las riquezas naturales de la región, del medio ambiente y de cómo cuidar el campo, de sus tradiciones y su lengua y, por supuesto, de su música. Desde el corazón de Tlahuitoltepec hay mujeres que transmiten todos los días. “Hemos creado un colectivo de mujeres radialistas cuya única finalidad es concientizar y resistir para que nuestra vida comunitaria se conserve, que nuestra música y costumbres sigan imperando, que nuestras niñas las amen como nosotras”, manifestó Lilia Heber Pérez Díaz, coordinadora del colectivo Radialistas Jënpoj. Las mujeres hacen producciones que tengan relación a la vivencia comunitaria, resaltan la importancia de conservar la asamblea comunitaria y hablan de la conservación del tequio y de la colectividad, de su lengua y de cómo preservarlo. Los habitantes consideran que esta radio comunitaria, más que un medio de comunicación, es un aliado y un enlace entre esa localidad y el exterior. Lilia, además de crear vínculos de empoderamiento con las mujeres comunicadoras, impulsa la resistencia desde los micrófonos: “Hablamos de la mujer desde el ser, de que la resistencia debe sentirse, no fingirse; resistir no significa retroceder, sino ser consciente de lo que se hace y lo que se quiere, por eso hacemos radio.”

Reportaje de Diana Manzo: Hacen radio para resistir: mujeres de Tlahuitoltepec. Contexto: “Mujeres del Viento Florido” revolucionan la música y la cultura en la Mixe.