La Minuta

Exigen cese de militarización en Chalatenango, El Salvador

Días después de que el jefe del Comando Sur de Estados Unidos, almirante Craig S Faller, participó, en el marco de la cuestionada guerra contra las drogas, en la ceremonia de reconocimiento para la “Operación Dominio” en Honduras, el presidente salvadoreño Nayib Bukele ordenó militarizar la frontera con Honduras, concretamente el departamento Chalatenango, lugar emblemático en la historia de las luchas sociales del país. Tanto organizaciones sociales como activistas del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y representantes de la iglesia católica aseguran que la presencia militar en los municipios fronterizos no está justificada. “Se están dando una serie de violaciones ante el hostigamiento de elementos militares a personas pobladoras, humildes y trabajadoras”, detallaron representantes de la Asociación Salvadoreña de Ayuda Humanitaria (PRO-VIDA), Asociación para la Cooperación y el Desarrollo de El Salvador (CORDES), la Asociación de Comunidades para el Desarrollo de Chalatenango y la Asociación para el Desarrollo de El Salvador (CRIPDES). Estas organizaciones sostienen que la militarización de la Zona Norte comenzó en marzo debido a la emergencia nacional por Covid-19, pero que su extensión hasta el día de hoy no respeta los acuerdos existentes entre El Salvador y Honduras. Los habitantes de los municipios antes mencionados han denunciado el decomiso de mercadería (como queso) sin posibilidades de recuperarla luego de ser revisada por el ejército, la vulneración al derecho a la libre expresión y movilización, y el sobrevuelo de helicópteros y avionetas en la zona.

Piden que gobierno cese militarización en Zona Norte de El Salvador. Más información: Alcalde de Arcatao reta a Bukele: compruebe sus palabras, “Nos quieren acostumbrar otra vez que a fuerza policial y militar nos callemos”, dice Lorena Peña en Arcatao y Diócesis de Chalatenango pide al presidente Bukele respetar derechos humanos de habitantes de la frontera. Contexto: El Salvador: Gobierno de Bukele negocia con la MS-13 reducción de homicidios y apoyo electoral. Foto: Farabundo Martí